lunes, 7 de julio de 2008

Banda Sonora: Eternal Sunshine Of The Spotless Mind

“Eternal Sunshine For The Spotless Mind”, es una de esas pelis que veo con cierto gusto masoquista, pues ya se como voy a terminar después de verla, digamos…. un tanto afligido, pero no me importa siempre que puedo, no pierdo oportunidad de verla. La peli nos cuenta la historia de Joel (Jim Carrey) que se entera que su novia Clementine (Kate Winslet) ha borrado de su memoria todos los recuerdos que tenia de el y de la relación de ambos, lo que “enloquece” a Joel, quien opta por la solución más fácil, hacer lo mismo y borrar a Clementine de su memoria, pero a medida que los recuerdos empiezan a desaparecer, Joel redescubre su amor por Clementine, lo que lo lleva a intentar resguardar en lo más profundo de su memoria, algo que lo conecte con ella. A grandes rasgos de eso va la peli, intentar olvidar un amor del pasado y no poder/querer, por lo que es evidente que uno se sienta identificado con los personajes, pues siempre resultas pensando en las veces que has tratado de olvidar a alguien con quien has compartido tantas cosas, pero simplemente no puedes, existe un lazo que te une a esa persona que no puedes hacer que desaparezca, claro que todo esto no seria posible sin la excelente actuación de Jim Carrey y Kate Winslet que están más que aplicados para este papel.

Ahora bien, como este es un blog de música, es necesario hablar de la banda sonora de “Eternal Sunshine For The Spotless Mind” que resulta un complemento ideal para la historia, convirtiéndose en una razón más para verla. El encargado de la música incidental es Jon Brion que engrandece la película con un singular y bello sonido orquestal que resulta más que estimulante durante las escenas cumbres de la película, además lo acompañan en la banda sonora otros artistas, de los que sobresalen la partición con un par de canciones de The Polyphonic Spree y la dolorosamente hermosa versión de “Everybody’s Gotta Learn Sometimes” hecha por Beck…..uff! es mucha canción, duele de solo oírla y es una de las razones más importantes para la genialidad de este disco, aunque solo sea la punta del iceberg de una deliciosa banda sonora que usted no puede dejar pasar si quiere sentirse un poco abatido.

Beck “Everybody’s Gotta Learn Sometimes”

1 comentarios:

byron dijo...

Home, sólo digo: que buena pelí, que buena banda sonora