jueves, 7 de agosto de 2008

Sebadoh

Luo Barlow tocaba el bajo en Dinosaur Jr, banda cuyo liderato caía sobre las espaldas de J. Mascis, un muchacho con ínfulas de dictador que no le permitía a Barlow incluir sus temas en los discos, cosa que le termino por cansar, decidiendo abandonar la banda para probar suerte con un proyecto en el que si pudiera “participar”, así que se junta con su viejo amiguete Eric Gaffney con el que se encierra en un sótano por algunos días para ver que sale, el resultado es un montón de demos en los que apenas se acompañaban de una guitarra acústica y un pianito en puro plan lo-fi, cosa que le encanto a la gente de Homestead que edito en 1989 “The Freed Man” y “Weed Forestin” en 1990, discos en los que se incluían las primerizas grabaciones de este par, al que se les uniría poco tiempo después Jason Loewestein, que es quien toca la batería en el EP de 1991 “Gimme Indie Rock!”, todo un festín de referencias a bandas como Pussy Galore o Sonic Youth .En ese mismo año editan su “primer” disco, Sebadoh III, que resulta todo un mamonazo gracias a ese sonido experimental, casero e implosivo que acompaña las siempre agudas composiciones de Lou Barlow que se nutre de su eterno corazón roto para regalarnos pequeñas joyas como “The Freed Pig”, “Violet Execution” y “Kath”.

En 1992 son fichados por el sello Sub Pop con el que rápidamente se ponen a trabajar editando un par de EP´s, “Rockin' the Forest” y “Sebadoh vs. Helmet”, que serian la antesala para su siguiente disco “Bubble and Scrape” editado en abril de 1993, con el que logran la impresionante cifra de 10.000 copias vendidas en la primera semana, y no era para menos pues en este disco se incluyen algunas de las mejores canciones de Sebadoh, si de entrada te reciben con esa delicia llamada “Soul and Fire”, ya no queda más que caer rendido para que te terminen de rematar con “Two Years Two Days”, “Homemade” o “Think (Let Tomorrow Bee)”. Sin embargo al interior de la banda las cosas no andan bien, tanto así que Gaffney deja la banda, por que según el ya no soportaba a ninguno de los otros dos, claro que los Sebadoh restantes no hicieron aguas y rápidamente llamaron a Bob Fay, con el que entran a grabar su siguiente disco, el ultradelicioso “Bakesale” (1994), sin duda uno de los mejores disco de noventa, en el que además vemos la confirmación de la genialidad de Jason Loewestein que esta vez ejerce de multintrumentalista y compositor, haciendo un dúo de muerte con Lou Barlow, que se traduce en un tremendo disco del que no tengo reproche alguno, ni siquiera la perdida –en cierta medida- de su sonido lo-fi puede opacar este disco, no hay nada que hacer, hicieron uno de esos disco grandes, que solo con canciones como “Careful”, “Not A Friend” y “Mystery Man” hubiera pasado a la historia, pero no!, a Sebadoh no le basto y nos regalo “Skull”, “Rebound” y “Magnet´s Coil”.

Lo siguiente que editan es de igual manera un gran álbum, claro!, no alcanza lo logrado con Bakesale, pero eso tampoco es problema, “Harmacy” (1996) se hace querer a punta de buenas canciones como “On Fire”- con un Lou Barlow en plena forma tras romper con su novia-, “Oceans” o “Too Pure” que encantan de entrada y hasta por momentos te hacen olvidar del Bakesale, cosa que al parecer le pasaba a Bob Fay que tras el éxito de estos discos acrecentó su ego de tal manera que decidió salirse de Sebadoh para montar su propia banda, así que otra vez Barlow y Loewestein se tienen que poner a buscar un nuevo baterista, esta vez el seleccionado es Russ Pollard, quien contó con la mala suerte de tocar en el disco más flojo de la banda, por no decir malo, y es que “The Sebadoh” (1999) resulta un tanto tedioso y no suena a nada, mejor dicho no suena a Sebadoh, con la única excepción de “Love is Stronger”, donde Barlow “sangra” como nunca, pero ni aun así el disco se salva. Tras este disco la banda entra en un paron, en el que sus integrantes se centran en otros proyectos que van dilatando la estructura de Sebadoh que solo se volvería a reunir hace un par de años para ganar billete en una serie de conciertos en los que tocaban material de “Sebadoh III” y “Bubble and Scrape”, discos reeditados por Domino Records, sin que en la actualidad se sepa de que va la banda.

Sin duda una de las grandes bandas de los 90´s y misteriosamente subestimada frente a otros grandes como Pavement, Sebadoh nos dejo algunas de las mejores canciones de aquellos años, -sobretodo aquellas en que Lou Barlow nos enseñaba todo acerca de la relación chico-chica, y es que este señor es uno de esos personajes que uno odia por pura envidia….. como es posible que resuma un proceso tan complejo en una cuantas frases, arggg- y que al escucharles hoy en día siguen manteniendo esa misma aura de aquel entonces, aquel gancho inexplicable que hace que te conectes con ellos y que no puedas dejar de tararear sus canciones.

Elixir Is Zog
Feeding Evil
Dreams
Gimme Indie Rock
On Fire
Ocean
Got It
*
Sebadoh-Skull

2 comentarios:

byron dijo...

Sebadoh foreva an neva!!

eme a dijo...

estos jovenzuelos -autodenominados- indies de ahora deberian temblar ante la garndeza de sebado y pavement... SY ayudo a crear el asunto, pero estos dos grupos lo definieron e hicieron grande

un saludo.